viernes, 15 de diciembre de 2017

El sótano, de Richard Laymon



Portada de la edición, hoy descatalogada, de Martinez Roca.



En Caosfera también nos gustan los libros, y esta semana,  Vincent Hammet, amo y señor en Splatterpunk nos recomienda todo un clásico del género, nada más y nada menos que Richard Laymond, autor nominado dos veces al premio Stoker. Su novela Flesh fue elegida en 1988 mejor novela de terror en Science Fiction Chronicle. Lean y mánchense. 




«Las ropas del cuerpo tendido estaban hechas jirones, dejándole desnudo excepto su trasero. La piel de su espalda estaba profundamente marcada. Su cabeza, separada del tronco, yacía a unos quince centímetros de su cuello reducido a una pulpa sanguinolenta, mirando hacia arriba, los ojos abiertos, la boca retorcida en un espantoso rictus».


Esta novela no solo era la ópera prima de Richard Laymon, también fue el primer referente de muchos de los que llevamos ya algunos años en la escritura creativa. Para mí y para otros tantos fue una guía básica muy importante: de ella salieron muchos escritores, guionistas y aficionados del subgénero splatterpunk. La novela cuenta con numerosos elementos que la hacen especial y que le otorgan un sentido de lo macabro y lo sombrío al más puro estilo de las películas de Serie B. No hay duda, por lo menos para mí, de que Laymon era un apasionado del cine de terror italiano de los años setenta y ochenta, especialmente del de Darío Argento y Lucio Fulci, de donde tomaba elementos para sus excesos literarios.

  La historia da comienzo en la Casa de la Bestia (que en realidad es una especie de museo de cera), donde un padre arrastra a su hijo porque éste le tiene miedo al monstruo que supuestamente habita en el desván. Todos sabemos, y no es ningún spoiler, que esto solo puede acabar de una forma: gritos, sangre y muerte, con Laymon poniendo las cartas sobre la mesa desde el inicio del libro para que sepamos a qué atenernos. Es entonces cuando nos presenta a los personajes principales: una madre de Santa Mónica y su hija adolescente, que huyen del marido que acaba de salir de la cárcel condenado por violación y pederastia. También es de recibo que madre e hija acaben en el pueblo que alberga la casa de cera, con todas las consecuencias nefastas que esto implica: más gritos, más sangre y más muerte. Sin embargo, no enfrentarán solas la situación. Un renegado del pueblo que sobrevivió de niño al ataque de la bestia y un asesino a sueldo, se cruzaran con ellas y unirán sus fuerzas formando un singular equipo. Sobra decir, que el marido pedófilo no cejará hasta encontrar a su mujer y a su hija, dejando por el camino un reguero de cadáveres. Y el final… el final no voy a contarlo, hay que leerlo y sentir cómo se te eriza el vello de la nuca. A veces, las imprudencias en la Casa de la Bestia y los secretos que encierra se pagan caros, se pagan de por vida.

  La novela, como es costumbre en muchas obras de Laymon, tiene un estilo que puede parecer escueto y, por esta misma razón, “amateur”. Esta es una característica común en la literatura de Richard Laymon, pero algo perdonable para alguien como él. Porque bien es cierto que la historia en otras manos habría tenido una calidad literaria superior, aunque habríamos perdido actos sexuales y sangrientos básicos en cualquier splatterpunk que se precie. No obstante, ¿habría sido tan buena novela igualmente? Porque El sótano posee un sentido del gore difícil de conseguir. Durante toda la historia transcurren escenas violentas, y hay algunos detalles y situaciones que dan muy mal rollo. Además, para satisfacer las mentes más enfermas, el escritor incluyó varias violaciones hacia una niña de nueve años, perpetrados por el marido psicópata que he nombrado más arriba. 

  Antes de nada, seamos sinceros con nosotros mismos, ¿de verdad era necesario mostrar escenas pedófilas? Esta es la pregunta que todos los que, por decirlo de alguna manera, consumimos splatterpunk de forma habitual, deberíamos de responder con total sinceridad.

  No necesito ver la respuesta de todos los que estáis leyendo esto para decir que más del 82% de los lectores que adquieren novelas de terror, y cuya trayectoria literaria ha sido únicamente valorada por la crítica especializada, dirían un «no» rotundo y con mayúsculas. Y tendríais razón, no me cabe duda. Sin embargo, después de haber leído la novela una cantidad infinita de veces, comprendo por qué Laymon hizo lo que hizo.

  Me explico: todos sabemos que un depredador sexual tiene un único camino, que puede recorrer antes o después, pero que acabará recorriendo. Si de verdad queremos leer un libro splatterpunk, todas las atrocidades sexuales que cometa este psicópata, ya sean con la niña, con la madre o con la vecina del quinto, estarán fielmente reflejadas en cada una de las páginas. Si por lo contrario preferimos leer un libro de terror, el escritor correrá un tupido velo sobre este tipo de escenas, de forma que se centrará más en el miedo y menos en las truculencias. La cuestión aquí sería si es ético o no, etc…, y entonces se convertiría en un debate.

  En definitiva, esta novela no es un plato para todos los estómagos; tiene muchos elementos propios del concepto de horror (luna llena, casa victoriana, la bestia, etc…), personajes desconfiados y ambiguos, amistades rápidas y amores aún más rápidos. Una historia truculenta y llena de sangre, bastantes dosis de sexo y un ritmo adecuado que nos permite seguir la historia con facilidad. Cierto es que a veces no hay un claro nivel literario, pero los demás valores artísticos lo compensan convirtiendo El sótano en una novela imprescindible del subgénero splatterpunk clásico y una obra fundamental para fans de Richard Laymon.



Nota: Esta novela, que se puede leer de forma independiente, es la primera entrega de la cuatrilogía Beast House Chronicles, cuyas restantes entregas nunca se han traducido al castellano. 



viernes, 8 de diciembre de 2017

Dieppe: El elemento Enigma


Máquina Enigma de cuatro rotores


Hoy en Caosfera, David López Cabia, novelista especializado en género bélico, nos habla de la fascinante máquina Enigma y del intento por parte de los aliados de hacerse con ella durante la segunda guerra mundial. Esto es historia, guerra, espionaje, inteligencia y fuerza bruta, esto es Dieppe. 


Es 19 de agosto de 1942 y estamos en las playas de Dieppe. No hay a dónde ir, los guijarrales de la ciudad portuaria francesa se han convertido en un holocausto. Los soldados de la 2ª División de Canadá son literalmente triturados por el fuego alemán. El tableteo de las ametralladoras alemanas es incesante, las descargas de los bien parapetados soldados teutones resultan letales para los infantes canadienses. 

Los francotiradores germanos, desde sus excelentes posiciones de tiro, disparan a placer, no hay ni un solo metro de playa que escape a su campo de visión. Sus víctimas predilectas son los zapadores y los operadores de radio. Los canadienses no deben perforar las defensas de la playa. El alambre de espino y los muros de hormigón tienen atrapados en una ratonera a los maltrechos canadienses. 

Avanzar es inútil, los destellos que brotan de las MG alemanas atraviesan los cuerpos de los jóvenes canadienses. Los guijarrales se convierten en el escenario de un espectáculo apocalíptico. Ni tan siquiera los recién estrenados carros de combate Churchill pueden doblegar las defensas alemanas. Los blindados se convierten en el blanco de los cañones y los guijarros no son precisamente el terreno más apropiado para las fortalezas reptantes, que terminan por quedar reducidas a amasijos metálicos envueltos en humo. 

Ante el incesante reguero de muertos que están dejando los canadienses, llega el momento de retirarse. La palabra clave que anuncia el repliegue suena en las radios Vanquish. Bajo el fuego enemigo, los canadienses no tienen más remedio que dar media vuelta y correr en dirección a las lanchas que acuden a su rescate. 

El resultado, una carnicería. De los alrededor de seis mil hombres que integraban la fuerza que debía atacar Dieppe, cerca de mil han muerto y el total de bajas (heridos, desaparecidos y prisioneros) ronda los cuatro mil trescientos hombres. Unas pocas horas de combate han bastado para dejar fuera de combate a toda una división. 

Pero ¿cuáles eran las razones que había detrás de esta operación fallida? Tradicionalmente se ha dicho que los objetivos eran capturar y destruir un puerto estratégico, probar la capacidad de reacción alemana, ganar experiencia de cara a futuros desembarcos y aliviar la presión sobre el frente ruso. 

Sin embargo, tras años de investigación, trabajando con documentos históricos que han tardado décadas en ser desclasificados, el historiador canadiense David O’Keefe descubrió algo realmente revelador. El ataque aliado a Dieppe tenía un propósito muy diferente del que sostienen las versiones tradicionales: robar una máquina de cifrado enigma de cuatro rotores. 

El dominio de los mares es algo que siempre ha preocupado a Gran Bretaña. A lo largo de su historia, el poderío naval ha sido un factor que le ha permitido triunfar en numerosas guerras. Pues bien, los submarinos alemanes estaban equipados con máquinas de cifrado enigma y lograr descifrar los códigos alemanes se convirtió en una prioridad para los aliados. Estos no podían permitir que los U-Boote campasen impunemente por las aguas del Atlántico causando estragos entre los buques aliados. 

En Bletchley Park, un complejo conformado por casas victorianas y barracones, situado a unos ochenta kilómetros al norte de Londres, los más brillantes descifradores de códigos trabajaban para la Inteligencia británica. Matemáticos, lógicos, criptógrafos y traductores ponían su talento al servicio de Gran Bretaña. Entre los más célebres descifradores sobresale el profesor Alan Turing, que es considerado el padre de la computación. 

Estos cerebros, durante sus extenuantes jornadas de trabajo lograron descifrar los códigos alemanes. Otro hecho que contribuyó notablemente fue la captura de un suculento botín el 9 de mayo de 1941 en el submarino alemán U-110. Los británicos lograron confiscar una maquina Enigma, así como documentación para dicho dispositivo de cifrado. 

Pero el 1 de febrero de 1942, los problemas volvieron a reproducirse para los aliados. La Kriegsmarine alemana introdujo un cuarto rotor en la Enigma. Esto suponía multiplicar por 26 las posibles combinaciones de los mensajes alemanes. En ese dramático momento, Bletchley Park se quedó a ciegas. 

Una terrible amenaza se cernía sobre Gran Bretaña, con los U-Boote alemanes campando a sus anchas por el Atlántico, el dominio de los mares estaba en peligro. Los descifradores de códigos de Bletchley Park, desquiciados por lo impenetrable de los códigos alemanes, afirmaron que la única posibilidad que les quedaba “era dar un palo”. Esta expresión coloquial de “dar un palo” fue utilizada en su acepción de robar, por lo que los cerebros de Bletchley Park estaban admitiendo que su única esperanza era robar una máquina Enigma de cuatro rotores. 

Así pues, desde la Inteligencia Naval británica se propuso la creación de una unidad de comandos para el robo de material de inteligencia. Para ello se creó la denominada 30ª Unidad de Asalto. Precisamente, el historiador O’Keefe descubrió el historial de esta unidad, que se desconocía por completo. Una frase llamó la atención de O’Keefe: “en cuanto a las capturas, la parte que afecta a Dieppe, no ha alcanzado su objetivo”. 



Historial de la 30ª Unidad de Asalto que afirma que las capturas de material de cifrado y documentos
de inteligencia fracasaron en Dieppe. Este documento desencadenó la investigación de David O’Keefe.


Desconcertado, O’Keefe continuó investigando sobre la 30ª Unidad de Asalto. Los orígenes de esta unidad se remontan a marzo de 1942. El profesor O’Keefe halló un nuevo documento: se trataba de la propuesta de creación de la 30ª Unidad de Asalto. Precisamente, en la propuesta de creación de la 30ª Unidad de Asalto se recoge que su cometido es capturar documentos y material de cifrado. Curiosamente, aquel documento estaba redactado nada más y nada menos que por el célebre Ian Fleming.


Seguramente muchos conozcan a Ian Fleming como el autor de las novelas de James Bond, pero en la Segunda Guerra Mundial trabajó para la Inteligencia Naval británica. Fleming era Asistente del Director de Inteligencia Naval, el almirante Godfrey, así como miembro del Comité Conjunto de Inteligencia, la Ejecutiva de Guerra Política, la Dirección de Operaciones Especiales y el Servicio Secreto de Inteligencia. 

Fleming también formaba parte del Departamento Topográfico, que el 5 de abril de 1942 realizó un informe exhaustivo sobre Dieppe. Así pues, tras entregar aquel informe a los máximos responsables de la Inteligencia Naval, el Jefe de Operaciones Combinadas, lord Louis Moutbatten, autorizó el ataque a Dieppe. 


Ian Fleming, con el uniforme de la Royal Navy


Los británicos disponían de informes sobre Dieppe que situaban el Cuartel General alemán en el Hotel Moderne, ubicado en el número 21 de la calle Vauquelin. Precisamente allí, los comandos liderados por el teniente Peter Huntigton-Whiteley debían asaltar dicho edificio, robar la Enigma y los libros de códigos.



Propuesta de creación de la 30ª Unidad de Asalto,
que estaba encargada del material de cifrado y documentos de inteligencia.



Informe que describe el Hotel Moderne, Cuartel General Alemán en Dieppe.



Bien es cierto que la 30ª Unidad de Asalto no figura entre las unidades que atacaron Dieppe, pero indagando en el Plan de Búsqueda de la Operación Jubilee (nombre en clave del ataque a Dieppe), encontramos el nombre de Huntington-Whiteley, integrado en el 40º Comando de los Marines Reales, cuyo objetivo era asaltar el Hotel Moderne.



Plan de búsqueda para la incursión en Dieppe.
El nombre de Huntington-Whiteley aparece vinculado al Hotel Moderne.



Precisamente, el 40º Comando de los Reales Marines debía internarse en Dieppe a bordo de la cañonera Locust. Una vez accediesen al interior del puerto, los comandos tomarían tierra y estarían muy cerca del Hotel Moderne. Pero no solo los comandos de Huntington-Whiteley estaban allí por motivos de inteligencia. Los soldados del regimiento Essex Scottish debían avanzar hasta el puerto y capturar los libros de códigos y documentación de los barcos alemanes atracados en Dieppe. 


Cañonera Locust


Mientras se desarrollaba la batalla, Ian Fleming, a bordo del destructor HMS Fernie, debía aguardar la llegada de los comandos de Huntington-Whitley con la codiciada Enigma. Una vez recibido el botín, Fleming tenía orden de regresar al puerto británico más cercano. 

Una fuerza de asalto constituida por la 2ª División de Canadá, los comandos británicos y un puñado de rangers estadounidenses partió hacia Dieppe. Al frente de la 2ª División de Canadá se hallaba el mayor general Hamilton Roberts. Por su parte, los alemanes defendían Dieppe con elementos de la 302ª División de Infantería, que contaba con el apoyo de las baterías de artillería Hoess y Goebbels. Puede que los alemanes no tuviesen a sus mejores tropas para defender Dieppe, pero estaban bien fortificadas y disponían del armamento adecuado para detener un desembarco. 


La Operación Jubilee estaba en marcha. Unos seis mil hombres marchaban rumbo al matadero. Pues bien, llegó el 19 de agosto de 1942 y en la Playa Azul, a dos kilómetros al este de Dieppe, el Real Regimiento de Canadá se retrasó diecisiete minutos y perdió el factor sorpresa. En la Playa Azul se vivió el episodio más sangriento de la batalla de Dieppe. De haber salido bien el desembarco en la Playa Azul, el Real Regimiento de Canadá habría podido tomar la playa para avanzar hacia el acantilado oriental de Dieppe y neutralizar las defensas que cubrían el acceso al puerto. De ese modo, los hombres del Real Regimiento de Canadá hubieran dejado expedito el paso a la cañonera Locust, que transportaba a los comandos que debían capturar la Enigma.

Pero con el Real Regimiento de Canadá masacrado, la cañonera Locust se enfrentó a una vorágine de fuego. Los comandos de los Reales Marines intentaron entrar a través del puerto en repetidas ocasiones. Por desgracia, no lograron penetrar en el puerto
.


Capturar la Enigma era vital. Logrando descifrar los códigos alemanes, los británicos podrían conocer los movimientos del enemigo y contar con una decisiva ventaja estratégica. La misión del comando dirigido por Huntington-Whiteley era el elemento central de la incursión en Dieppe. Por ello y pese a los fracasos en los intentos de entrar a través del puerto, se decidió reembarcar a los comandos de los Marines Reales en lanchas y enviarlos hacia la playa principal.

A medida que las lanchas se acercaban hacia las playas de Dieppe, comenzaron a desencadenarse géiseres entre las embarcaciones de tonalidades grisáceas. Las piezas alemanas se empleaban a fondo contra los transportes de los Marines Reales. Los aterrorizados comandos se encogían en sus embarcaciones mientras el agua marina llovía sobre sus cascos. Sabían que se dirigían inexorablemente hacia una matanza. El teniente coronel Picton-Philips, consciente de la situación, se expuso igualmente al fuego. Más tarde agitó sus brazos para indicar que debían dar media vuelta. La flota que transportaba los comandos de los Marines Reales obedeció sus instrucciones, pero el valiente oficial de comandos resultó alcanzado por el fuego alemán y pereció mientras ordenaba la retirada. 

La 2ª División de Canadá quedó aniquilada como fuerza de combate y los comandos de Huntington-Whiteley no lograron robar la Enigma ni los libros de códigos. La operación había sido un rotundo fracaso. El propio Fleming, desde la cubierta del destructor HMS Fernie, a tan solo seiscientos metros de las playas de Dieppe, contempló el desastroso espectáculo y tuvo que regresar a Inglaterra con las manos vacías.


Teniente Huntington-Whiteley


Los principales jefes militares de la operación, como leales servidores públicos y obligados por la Ley de Secretos Oficiales, guardaron silencio sobre los secretos que escondía la incursión en Dieppe. Por su parte, los descifradores de códigos de Bletchley Park, lograron desentrañar los códigos alemanes meses después de la sangrienta Operación Jubilee. 

Pero no todo acaba aquí. El trabajo realizado por el historiador David O’Keefe, quien ha revelado este secreto de guerra, ha ido más allá de la publicación de su libro “One day in august”. Las investigaciones de O’Keefe han gozado de un gran reconocimiento en Canadá y tras la publicación del libro, miles de documentos confidenciales sobre Dieppe han sido desclasificados.




Bibliografía: "One day in august", de David O´Keefe. Editorial Knopf, Canadá.

Web del autor, aquí







  








viernes, 1 de diciembre de 2017

Dolor sobrenatural



Hoy, Caosfera se complace en presentarles a Samir Karimo, traductor y escritor, al cual podéis leer en las antologías Okulto y Sobrenatural. Disfrutad de Samir, que no será la primera vez que nos haga compañía.


—¡Qué dolores tengo! Lo único que puedo hacer es tomar alguna medicina. 


  La farmacia me vendió una píldora especial para este tipo de enfermedades. La tomé, pero en lugar de mejorar empecé a tener alucinaciones. El padecimiento era cada vez más grande. Pedí ayuda a mis amigos, pero nadie creía en mí, argumentaban que mi salud era perfecta. 

—¿Qué hacer? —pensé yo.

  Entonces lo inimaginable ocurrió: el Mal cobró vida y asumió la forma de una culebra hemorroidal que pretendía asumir mi cuerpo y estrangular mi espíritu… Sí, eran hemorroides lo que tenía y pude averiguar que son una especie alienígena que pretende conquistar nuestro planeta haciendo uso de virus “incurables”… 

  Pero yo tenía una manera de combatirla; arranqué mis riñones y eliminé a Malatía —así se llamaba el invasor— con un láser especial para este tipo de batallas.

  Tras mucho pelear y sangrar logré extirparlo, lo desgarré y lo freí bien frito hasta que se consumió, y de este modo logré mermar la amenaza que se cierne sobre nuestro planeta…. 

  Aún hoy tengo su marca clavada en mi cuerpo… El maldito dejó una cicatriz sobrecogedora….


viernes, 24 de noviembre de 2017

The transfiguration







Título original: The transfiguration 


Nacionalidad: USA | Año: 2016 

Director: Michael O'Shea 

Guion: Michael O'Shea 

Intérpretes: Eric Ruffin, Chloe Levine, Jelly Bean 


Desde mi punto de vista, una de las peores cosas que puede pasarle a una película es dejarme con esa dichosa sensación de no haber visto nada nuevo. Porque, aunque siempre intento buscar la singularidad, por dificultosa que sea esta búsqueda, existen ocasiones en las que cualquier esfuerzo resulta inútil. Con “The transfiguration” me sucede esto; es una buena película, y tiene el encanto de ¡ser un debut! lleno de talento visual, pero tiene una historia que aburre.




  Soy un gran defensor del ritmo lento, y esta película lo tiene, es de esas que se cuecen a fuego lento, pero la sensación de déjà vu en las producciones que tocan el género vampírico empieza a aburrirme, disyuntivas dramáticas recicladas hasta la nausea: el existencialismo del monstruo y la cuestionable moralidad que subyace en el asesinato pro supervivencia. Por supuesto, las respuestas a estas preguntas de siempre no son más originales que las expuestas por títulos como: “Somos la noche”, “Bizantium”, “Kiss of dammed”, “Daybreakers”, “Déjame entrar”, “Only lovers left alive”, “Entrevista con el vampiro”, etc. La necesidad de ver algo realmente nuevo es cada vez más necesaria.


  The transfiguration nos habla de Milo, un personaje extraordinariamente interpretado por Eric Ruffin, aunque, como ya he dicho, su forma de ser y entender el mundo sea idéntica a la de otros muchos vampiros conocidos por todos (señalo aquí una especial semejanza con la historia de Eleanor, protagonista de Byzantium). La escasa originalidad resta muchos puntos a la producción desde sus primeros minutos, convirtiéndola en una suerte de “juguemos a en qué película he visto antes esa escena”. La relación de los niños y el drama social provienen claramente de “Déjame entrar”, mientras que el meta cine nos recordará a “Vampires” o a “What we do in the shadows”. Estamos, sin duda, ante una película anafórica y sin vida.




  Sin embargo, el apartado visual es portentoso. Y a pesar de las carencias señaladas, las labores de Eric Ruffin interpretando a Milo y de Chole Levine como Sophie son lo suficientemente buenas como para que la película goce de cierta naturalidad. Seguramente, sobre todo gracias a su apartado técnico e interpretativo, esta película acabe encontrando su público, pero tendrá que buscar entre principiantes o espectadores ocasionales. Pero por lo que a mí respecta… Bueno, tanto tú como yo sabemos que no me ha gustado. Prefiero ver algo peor hecho pero con más narices a la hora de contar una historia.


  A favor: 
-Es capaz de recrear un suburbio social, bastante natural y creíble 
-La relación de los protagonista resulta sólida 
-Destaca por su realismo, de hecho no hay diferencia entre un humano y un vampiro, a excepción de la fuente nutritiva 


  En contra:
-Excesiva carga dramática sin sentido 
-No hay explicación de los origines del vampirismo 
-Nula originalidad 
-Ritmo excesivamente lento, para lo poco que aporta



4/10

Fdo: Redrum




 

viernes, 17 de noviembre de 2017

Entrevista a Jorge Ríos Corral





Hoy, Caosfera se complace en inaugurar su espacio dedicado a entrevistas, y no hay mejor manera de comenzar que hablando con nuestro amigo Jorge Ríos Corral, investigador,  director y presentador en el programa de misterio Informe Enigma, así como de Enigma en la Onda, emitido los miércoles de 13:30 a 14:00 en Onda Cero Menorca. En la actualidad es también es colaborador en el programa de radio El último Peldaño y articulista en la plataforma digital Informe Insólito y la revista Mundo Misterioso. 



1. ¿Cuándo empezaste en el mundo de la investigación paranormal y cómo fueron tus inicios?

Diría que desde mi nacimiento. En mi familia siempre se ha hablado de estos temas, y terminaron calando dentro de mí hasta límites insospechados por aquel entonces. Recuerdo que incluso mi hermano mayor me llevaba a rincones abandonados en los que se me enseñó a dejar volar la imaginación. De este modo se sembró la semilla que floreció años después, cuando contaba ya con doce o trece años y decidí visitar un antiguo convento en ruinas del que había escuchado todo tipo de historias sobrenaturales. Allí, valiéndome de un pequeño walkman grabador, y en las peores condiciones que pueda un aprendiz imaginar, conseguí mi primera psicofonía. Los resultados fueron aterradores, pero también emocionantes, lo suficiente para que mis inclinaciones hacia la investigación paranormal terminasen de concretarse.



2. ¿Siempre has preferido el mundo radiofónico al de la prensa escrita?

Jamás me planteé esa disyuntiva. En 2015, poco tiempo después de terminar una entrevista para el día de Halloween, tuve la oportunidad de dirigir mi primer espacio radiofónico enfocado al misterio. La experiencia fue tan buena que comprendí al instante que prefería no elegir: tanto la radio como la prensa escrita tienen su particular manera de transmitir, y llegan a un público diferente.



3. ¿Qué opinas de los círculos de investigación españoles? ¿Crees que tienen suficiente calidad y rigor?

El mundo de la investigación paranormal en España está lleno de ilusión. Hay mucha energía y ganas de hacer cosas, pero por desgracia escasean el método, el rigor y sobre todo la esencia que debe tener todo investigador. Un investigador serio no graba cualquier fenómeno extraño (que no necesariamente paranormal) para subirlo luego a la red sin preocuparse de contrastar la naturaleza del mismo. Esto sólo confunde al aficionado al misterio, que acude al material con toda la ilusión del mundo, deseoso de creer. Hay muy pocos investigadores serios, es la realidad; las entrevistas a los testigos, el análisis del lugar, el planteamiento de los hechos, un trabajo de documentación que conlleva mucho tiempo, son elementos que no suelen tenerse en cuenta por esta otra ola de “investigadores”, más cercanos a la experimentación o a la búsqueda de una notoriedad mal encauzada.



4. Sabemos que en Informe Enigma se han tratado infinidad de temáticas interesantes, ¿cuál es la que más te ha calado?

Decidirse por uno es algo complicado, ya que todos tienen muchas horas de trabajo detrás y me han ayudado a crecer como profesional. Pero si tuviese que hacerlo, quizá me quedaría con el primero que hice. Fue un trabajo horrible, claro, y no está disponible para el público, pero le guardo un grandísimo cariño y fue el primer paso que me llevó a donde estoy.



5. Y a nivel de investigación, ¿qué lugar o lugares son los que más te han impresionado?

Los lugares que más me impresionaron sin duda son los que visite de niño, quizás por esa falta de conocimiento que tengo a día de hoy, y que dotaba a las cosas de una inusual dimensión mágica. Recuerdo un cuartel abandonado de los “Militares”, un lugar que frecuentaba con frecuencia junto a mis hermanos y primos; o el colegio del “Tren”, donde, según contaba la leyenda, ocho niños se ahogaron en el pozo del patio. Se decía que del fondo del pozo todavía llegaban los lamentos de los niños, y que por las noches, una extraña luminaria semejante a la llama de una vela recorría el torreón. Actualmente visito muchísimos rincones con cientos de leyendas, pero ninguno ha echado raíces en mi persona como aquellos lugares primigenios que he mencionado: el cuartel de Militares, el colegio del Tren, o Santa María del Collet, el convento donde que me proporcionó mi primera psicofonía.



6. Cuéntanos alguna experiencia que te haya puesto los pelos de punta.

Tuvo lugar durante un invierno de hace varios años. Había sido citado para participar en un conocido programa de radio que había decidido grabar varias psicofonías en un edificio abandonado. Nada más aparcar el coche, empecé a escuchar voces de niños pequeños jugando y riendo. El lugar era un enclave abandonado a altas horas de la noche y estaba totalmente desierto, por lo que son fáciles de imaginar el desconcierto y la inquietud que me invadieron en aquel momento. Como guinda, semanas después, pude registrar en mis equipos de grabación aquellas mismas voces en el interior del edificio. Es una experiencia que nunca olvidaré.



7. ¿Qué opinas sobre la concepción del alma y la existencia más allá de la muerte?

Que el alma existe para mí es innegable, aunque la ciencia no pueda demostrarlo. Siempre tengo presente el viejo axioma de que la energía no se crea ni se destruye, tan solo se transforma. Creo que a nuestra esencia vital le sucede lo mismo. Con respecto al más allá, opino que trasciende lo que tanto libros como religiones nos han intentado inculcar, y que está estrechamente relacionado con un lugar fabricado por nosotros mismos, un estado de conciencia que dominamos a la perfección. En cualquier caso, puedo asegurar que existe una línea muy fina entre nuestro mundo y el de “los muertos”, y gracias a mis investigaciones y a las de grandes compañeros del medio, estamos en posición de sugerir que ese lugar no se parece a nada de lo que nos han estado vendiendo la religión y la cultura.



8. ¿Y sobre las creencias religiosas? ¿Crees que existe un nivel superior?

Creo en Dios por encima de cualquier tipo de duda. Creo en una conciencia superior, pero, tal y como subrayo en la respuesta anterior, esta inteligencia no se parece en nada al Dios que nos han estado vendiendo.



9. Cuéntanos algo sobre tus futuras investigaciones y proyectos.

El futuro en el mundo del misterio, lejos de estar tan perdido como creíamos, va ocupando poco a poco el lugar que le corresponde y nosotros con nuestro trabajo diario intentamos ganarnos un puesto en ese lugar. Tenemos muchos proyectos ambiciosos que abarcarán temas totalmente desconocidos para el gran público y para todo amante del misterio. La confianza en nuestro trabajo cada vez es más evidente y nuestro acceso a monumentos y escenarios que hasta la fecha nos han estado vetados es total. La Abadía de San Pere de Rodes, la Casa del Conde Teodoro, el Castillo y Fortaleza Militar de San Fernando han sido testigo de ello, y tenemos como objetivo otros grandes enclaves que pronto desvelaremos.



10. Sabemos que podemos escucharte y verte en diversos radio live, háblanos de estos espacios.

A día de hoy Informe Enigma se está convirtiendo en una autentica revolución en la manera de hacer radio y gracias a esto nuestro trabajo es distribuido semanalmente en casi todas las comunidades autónomas a través de muchísimas emisoras FM. También se puede acceder a estos trabajos en plataformas de descarga como ivoox (Canal oficial de Informe Engima, Click Radio, Misterios de Orión) Sound-cloud o Itunes entre muchas otras. También pueden seguirnos en Youtube y en muchísimas radios online como Edenex, Click Radio, Misterios de Orion, Dial-CB, además de en diferentes blogs que descubrirán en la red.


11. Define la esencia de Informe Enigma en una única palabra.

Revolucionario.



viernes, 10 de noviembre de 2017

Jörg Buttgereit, más allá del gore



Hoy Caosfera tiene el placer de presentarles a Josef Spinnt, escritor, artista audiovisual y crítico de cine. Si queréis conocer más sobre él y su obra, visitad su web J.A o su Facebook



Auténtico estandarte del cine de los circuitos underground y de la más militante serie B, la controvertida filmografía de este outsider alemán es un claro ejemplo de espíritu transgresor y provocador. Un cine casi marginal, de escasa distribución, aunque con gran número de seguidores. Decididamente no apto para todos los estómagos, y, sin embargo, más emparentado con la tradición de autor europea que con los cánones típicos del gore de explotación.


La estética del "arte abyecto"


  Devorador de cine de terror, el berlinés, padre del ultragore alemán, muestra ya desde sus primeros trabajos (Mein papi (1981), un seguimiento cámara oculta de su padre, o Hot love (1985)) un doble interés por la escatología y la experimentación de tono más enfermizo. Tal afán le emparenta con el llamado "arte abyecto", término estético definido por la teórica Julia Kristeva en su ensayo Poderes de la perversión.


  Lo "abyecto" se refiere aquí a los procesos naturales tradicionalmente obviados por la estética oficial, relacionados directamente con los fluidos nauseabundos y otra serie de tabúes referentes al cuerpo humano. Así, existe una serie de artistas que recurren a la utilización de humores corporales o incluso de cadáveres y cuerpos mutilados para la realización de sus obras. La fotografía freak de Joel Peter Witkin y Cindy Sherman, o la esculturas realizadas con cadáveres plastificados de Gunter Von Hagens son ejemplos de esta estética que pretende ir más allá de los límites clásicos del gusto y la expresión artísticas.


  En el caso de Buttgereit estaríamos ante un auténtico cine de autor también en el sentido más físico. La filosofía del vídeo doméstico, en pleno boom de los 80, del "hágalo usted mismo", le lleva al extremo de dominar casi todos los procesos de producción, desde el guión y la realización, hasta el montaje, la escenografía y los efectos especiales. No en vano, sus películas tienen mucho de videoarte.


Nekromantik y el amor por la muerte



  Nekromantik (1987), prohibida en muchos países, es una obra de culto y la película manifiesto de Jörg Buttgereit. Con un tema tan incómodo y poco tratado como el de la necrofilia, entra dentro del terreno de los filmes de arte y ensayo con su estética sucia y su minimalismo extremo, emparentado con el cine maldito de Paul Morrissey, aunque también con un cierto aire de cine mudo. El gusto por lo bizarro y lo explícito de sus escenas, de clara vocación snuff, se conjugan con un romanticismo perverso que cuestiona el sentido clásico de belleza y los caminos sexuales ortodoxos.

  En el terreno conceptual, Buttgereit expone un ferviente interés, casi amor, por el tema de la muerte, que será aún más evidente en su segundo largo, El rey de la muerte (1989). En su obra más experimental, un cuasi-documental en episodios, propone diferentes reflexiones sobre diversos aspectos de la necrosis, como son el suicidio, el asesinato, los accidentes o la tortura. Todo ello jugando constantemente con las posibilidades expresivas del montaje y apoyándose en la estética degradada del vídeo.



Manierismo y escatología



  Nekromantik 2 (1991), tan polémica o más que su predecesora, será una secuela superior en cuanto a sus hallazgos estéticos. El berlinés comienza un manierismo formal que refina la escatología hasta extremos malsanos, ahondando aún más si cabe en la dimensión sentimental de la historia para subvertir del todo la estabilidad moral de cualquier espectador.


  Buttgereit se empeña en provocar con sus imágenes una autopsia que remueve la percepción que tenemos del mundo, planteándonos la muerte y el horror que la rodea como una extensión de las "bellas artes".


  Yendo más allá en el terreno de esta provocación necrófila está su último largometraje, Schramm (1993). La introspección psicológica en la mente de un sociópata sexual dará como resultado un filme difícil y surrealista, un delirio de imágenes enfermizas e inconexas que se erigen de nuevo como una violación de nuestros sentidos. Con un sentido iconoclasta punk, aplastante y grotesco, horror y belleza van de la mano en un todo indisoluble, sin concesiones ni respiro.





Un legado alternativo más allá del gore


  Tras legarnos este canon de la muerte, Buttgereit ya no dirigirá más largos de ficción pero se mostrará de lo más polifacético, dedicándose a los campos del documental (Monsterland), la televisión (en su haber algún capítulo de Lexx), el videoclip, el teatro filmado (Captain Berlin versus Hitler), así como ocasionalmente los efectos especiales (El condón asesino) e incluso el cómic. Su regreso al celuloide se producirá en 2015 con el film de episodios German Angst, un notable intento de resucitar el aletargado cine de género alemán, al que contribuirá junto a Michal Kosakowski (Zero killed) y Andreas Marschall (Tears of Kali) con Final girl, un cortometraje de horror psicológico que apunta por dónde podrían escorar sus futuras películas en caso de un deseado retorno. Sin embargo, bastan unos pocos títulos para verificar una incómoda parcela de posmodernidad dentro del cine europeo. El cine de Buttgereit, y en especial su saga Nekromantik, sigue siendo referencia de culto dentro de los circuitos más alternativos y malditos. Un plato de consumo nada tradicional tanto para los paladares más freak como para los que le piden algo más al gore que la consabida exhibición de charcutería.



Web: http://www.joergbuttgereit.com/



viernes, 3 de noviembre de 2017

Historias de Dämon Schwarze & Opal Moon Volumen 1


Imagen cedida por Líneas Sinmas



A Caosfera le encanta recibir amigos, y es por eso que hoy presenta una colaboración a dos bandas. Por un lado os presento a la gran ilustradora Lineas Sinmás, cuyo trabajo podréis disfrutar en: Líneas Sinmás Ilustraciones, y también a Sergio Vargsson, locutor de radio en: Conversaciones con un vampiro/, con un estupendo homenaje lovecraftiano de tintes clásico eróticos. ¡Bienvenidos a bordo, amigos!



Decía a mis padres el abuelo de una de mis compañeras de residencia, al que siempre por alguna extraña razón visité en una habitación a oscuras...

     — “¡Cuidad que siempre esté lejos del mar...!”

    Como si yo tuviera que tener alguna razón para temer al agua cuando siempre me he sentido atraída por ella. Como se sabe, los que nacemos bajo los signos acuáticos —el mío es el de Escorpión— sentimos una natural predilección por el líquido elemento. También se dice que poseemos ciertos dones psíquicos, pero esto es otra cuestión. En cualquier caso, tal era el criterio de aquel hombre extraño a quien no podía describir aunque de ello dependiera la salvación de mi alma —lo cual, dicho a la luz del día, resulta un tanto ambiguo—. Antes de morir en un extraño accidente de circulación mi padre se había obsesionado tanto con este tema que solía repetirlo con frecuencia. Después, ya no fue necesario, dado que mi madre me crió entre montañas, bien lejos de la vista, del ruido y los olores del mar.

   Pero tarde o temprano sucede lo que tiene que suceder. Me encontraba estudiando en una universidad del Medio Oeste cuando murió mi madre. Una semana después, murió mi tío paterno Alfred, dejándome cuanto poseía. Yo no había llegado a conocerle, era el excéntrico de la familia de mi padre y por lo visto yo era la única descendiente directa de la familia de mi padre y por lo tanto, la única heredera de las posesiones de mi estirpe. Acudí al despacho del abogado que tenía a su cargo la resolución de la herencia de mi tío y me comunicó que se me había otorgado la posesión de una casa solariega en un pueblecito de Massachusetts llamado Innsmouth, una desahogada cantidad de dinero y una cadena labrada en plata antigua que estaba depositada en la caja fuerte de la mansión.

   Al conocer todo esto decidí trasladarme al pueblo para tomar posesión de la propiedad. Mi primera acción fue usar el valor monetario para saldar todas las deudas que tenía, restándome aún el suficiente dinero después de esto como para no tener que volver a la universidad, ni verme obligada a emprender trabajos que no me apetecieran. Mi propósito era precisamente llevar a cabo lo que me había sido prohibido durante veinte años... ver el mar y tal vez comprar un velero, un yate o lo que quisiera...

   Pero las cosas no iban a resultar como yo esperaba. Me trasladé a Innsmouth y me encontré con un pueblo realmente extraño. Las casas eran casi todas de manufactura colonial, construidas en madera y con ese peculiar estilo que impera en nueva Inglaterra, con techos picudos y extrañas buhardillas de ventanas tapiadas. La gente no era cordial y miraba a los forasteros con recelo. Sin embargo, algunos me sonreían cuando averiguaban quién era yo, pero en sus sonrisas había algo extraño y enigmático, como si supieran algo inconfesable de tío Alfred. 

   Afortunadamente pude trasladarme por fin a la casa. Ésta, estaba materialmente colgada sobre los acantilados que dominaban la bahía de Innsmouth. Daba la impresión de que se trataba de algún animal antediluviano agazapado y vigilante. Allí me recibió un hombre que dijo ser el antiguo secretario de mi tío. Era alto y ancho de espaldas y vestía totalmente de negro. Su cabello era rubio y su tez muy pálida. Un extraño rictus de crueldad soterrada parecía bailar en la media sonrisa que se dibujaba en sus labios. Me condujo al interior donde fácilmente pude comprobar que mi tío había sentido una atracción casi morbosa por el mar. Los libros de la biblioteca, los tapices de las paredes e incluso las tallas en madera diseminadas por las habitaciones, todas aludían a extrañas y temibles deidades marinas o a sucesos extraños relacionados con los océanos. El extraño hombre de negro me hizo pasar al despacho de mi tío, presidido por un enorme tapiz en el que estaba tejida una inquietante figura. Se trataba de alguna extraña perversión de la figura de Escorpión, de cuando probablemente la constelación tenía un aspecto diferente del que tiene ahora. Se trataba de un ser que se adivinaba ciclópeo, escamoso y bípedo con vagas reminiscencias humanoides. Dos alas de murciélago se mantenían desplegadas desde su espalda y el lugar que debía ocupar su rostro, justo debajo de dos ojos rojizos y malévolos, una acumulación de tentáculos serpentinos se desenroscaba hasta su pecho. Aquella composición pareció remover algo en mi interior como si la hubiera contemplado antes de ese momento. Al pie de la figura rezaba la palabra Cthulhu en caracteres estilizados.

   El secretario abrió una pequeña caja fuerte. Me entregó un libro grande, sólidamente empaquetado y una caja de terciopelo negro. En el interior de la misma descansaba la cadena. Pude observar que mediría unos cincuenta centímetros de largo, con sendos lazos de cierre rematados por lo que parecían trenzas de cabello humano. En cada extremo de la figura había una reproducción en miniatura de la figura del tapiz. En los ojos de cada una se había incrustado sendas amatistas de venenoso color violeta que destacaba sobre el lunar brillo del metal. El hombre de negro se dirigió hacia mí y con un tono frío y monocorde como el batir de unas olas contra una costa de piedras enmohecidas me dijo...


   —En el momento que aceptes esta joya arcana, tendrás que estar dispuesta a aceptar las cosas tal y como vengan sin fijarte ningún tipo de límite... y vivir plena y conscientemente sin sujetarte a más leyes morales que las que tú te marques.


   Dicho lo cual pasó por mi lado como el viento del invierno y salió del despacho sin ni siquiera volver la cabeza. Sorprendida, fui tras él para que me explicara lo que había querido decir y cuando salí al salón, había desaparecido como si no hubiera existido jamás.

   Extrañada me acerqué a una de las ventanas para ver si lo podía localizar, pero en el jardín nada más pude ver salvo a un rudo y alto mocetón que recortaba los setos. Reconocí en él al hijo del tendero del pueblo. Sabía con referencias que se trataba de un joven con un cierto retraso mental que hacía pequeños trabajos para la vecindad. Llevaba un sucio mono gris de trabajo y su largo pelo recogido en una cola de caballo. Retrocedí de nuevo hacia el despacho de mi tío y allí volví a contemplar en silencio el extraño tapiz. Movida por un extraño impulso saqué la cadena del estuche y me la puse. Al instante, todo pareció cambiar, fue como si las cosas se vieran desde otra dimensión. Una leve excitación recorrió mi cuerpo endureciendo mis pezones. Todo parecía latir a mí alrededor. Lentamente, me dirigí hacia la puerta del jardín notando como la casa misma parecía respirar a mí alrededor. Atravesé el dintel y salí fuera, fui al encuentro del jardinero y pude apreciar la impresión que mi persona causaba en él.


  Soy consciente de que mi larga cabellera pelirroja, mis verdes ojos, mis pechos altos y turgentes y la forma de mis caderas, atraen poderosamente a los hombres desde que tenía muy corta edad. No obstante, esta vez fue diferente. Sentí ganas de cantar mientras me dirigía hacia él desabrochándome la blusa. Fue como si en ese momento fuese más consciente de mi sexualidad. Los dos nos vimos envueltos en una vorágine que me hizo perder la noción de las cosas.

   Lo siguiente que recuerdo es haber despertado en la playa con mi cuerpo desnudo y rebozado en arena húmeda y una cálida y pegajosa sensación en los labios. Me relamí sensualmente disfrutando de la dulzura del líquido que manchaba mi cara y me giré hacia un lado... Allí, con los ojos horrorosamente abiertos y la boca congelada en un mudo grito de pánico se hallaba el cuerpo del joven jardinero, destrozado, con la garganta abierta y las costillas asomando rotas por su pecho desgarrado. Donde debería estar su corazón solamente había un agujero ensangrentado.

   Lentamente, en lugar de asustarme, me chupé con parsimonia los dedos y mientras me dedicaba de nuevo a la tarea de terminar de despedazarlo, con una leve sonrisa no pude por menos pensar que al fin y al cabo, no podía quejarse, había podido disfrutar de mi cuerpo pero sencillamente, mi amor, le había devorado el corazón.

   Al cabo del tiempo me decidí a leer el libro que me había dado el hombre de negro. Era un libro llamado Necronomicón y en él, pude encontrar el significado del apellido de mi familia. Dagon es el nombre, en realidad, del antiguo Dios del mar, que rinde culto al demonio primordial Cthulhu, el cual, regresará algún día para reconquistar la tierra y cuando esto ocurra, nosotros, los profundos, los que habitamos en tierra y mar, aquellos que los antiguos llamaban nereidas, gobernaremos a su lado. Ya Homero, en la Odisea, usó la ficción para advertir a sus contemporáneos del peligro de cruzarse con mi especie… el pueblo de las Sirenas.

   Ahora, quemaré la mansión para no dejar ninguna huella, y luego, nadaré hasta mar abierto para reunirme con mi pueblo y dirigirnos hacia los ocultos lugares de adoración donde esperaremos la vuelta de nuestro Dios...



  ¡Buenas noches monstruos! Os escribo cómodamente arrellanado sobre una corroída lápida de este cementerio donde resido. Me gustaría que pudierais ver esta luna que me ilumina, grande gibosa y de un profundo color rojo de sangre. A la sombra de esta acogedora gárgola que me contempla con vacíos ojos carcomidos por el musgo y la lluvia he emplazado mi máquina de escribir para poderos contar con tranquilidad la historia de la doncella del mar...


   ¡Dulces pesadillas... Seres de la noche...!


   Por cierto, me gustaría que esta pequeña historia hubiera conmovido vuestras almas... recordad que si una noche de verano decidís a ir a nadar a la playa bajo la luna y oís una dulce y melancólica canción, que parece que provenga de esa solitaria chica que está sentada en la arena, mejor que deis media vuelta, subáis el volumen de vuestra radio y busquéis una playa más lejana... no vaya a ser que esa chica os robe el corazón...



Dämon Schwarze